AUTONOMIA PERSONAL

Ayudemos a preservar la autonomia de las personas mayores

Tenemos la capacidad de decidir

No por ser dependientes en algunos aspectos hemos perdido toda nuestra autonomia.

Entendemos como autonomia la capacidad que tienen las personas de hacer sus propias elecciones, tomar sus decisiones y asumir las consecuencias de estas.

Cuando las personas van haciéndose mayores a veces asumimos que la pérdida de otras capacidades, sean motrices o cognitivas, va asoaciada a una pérdida total de su autonomia, como si ya no fueran capaces de tomar decisiones, dar su opinión y/o decidir por si mismas.

Entre todos hemos de recordar que ser mayor no nos incapacita de forma global y a pesar de nuestra edad y las dificultades que tengamos aún podemos tomar decisiones sobre nuestra vida.

Contribuiremos a la autonomia de las personas mayores si las hacemos partícipes de estas decisiones y si escuchamos su opinión. Esto lo podemos conseguir con el simple acto de preguntar. Dejemos que opinen sobre su dia a dia, sus vacaciones, ciertas decisiones médicas, etc., ya que así
ayudaremos a que las personas mayores no pierdan la autonomia que les queda.

En algunos casos las personas mayores pueden sufrir algun tipo de deterioramiento cognitivo, asociado a alguna deméncia o enfermedad, que puede afectar a la capacidad de tomar ciertas decisiones importantes. En estos casos podemos intentar preservar la autonomia en la toma de decisiones más sencillas, como que ropa ponerse, que comida le apetece comer, entre otras, siempre que la persona aún le sea posible y no le genere malestar el hecho de decidir.

Maria Garreta, Psicòloga col·legiada nº 21887

PREGUNTEMOS MÁS

No porque las personas se hagan mayores dejan de querer dar su opinión o decidir.

A veces copiamos ciertas actitudes que tenemos con los niños y las trasladamos a las personas mayores. Al igual que se ha observado que la opinión de los niños también se tiene que escuchar y poner en valor. Tenemos que hacer el mismo acompañamiento a las personas mayores y potenciar que participen en su dia a dia.

Procuremos preguntar antes de imponer, escuchar antes de dar por hecho, así conseguiremos preservar cierto grado de autonomia pese a las dificultades.