UNA NAVIDAD DIFERENTE

y su influencia en los aspectos de nuestra vida

¿Cómo serán las vacaciones?

Después de un año de incertidumbre llegan las fiestas

Este año 2020 será recordado como el año de la pandemia mundial, del covid-19, de las mascarillas, del confinamiento, del personal sanitario a primera línea, de la nueva realidad…

Un año lleno de incertidumbre, meses y meses sin saber cuándo volvería la “normalidad”, cuándo volveríamos a salir de casa,iríamos al trabajo, nos veríamos con amigos y familiares, cuándo volveríamos a hacer vida normal o como la entendíamos antes dela pandemia. Un año lleno también de inseguridad por nuestra propia salud y la de nuestros seres queridos, inseguridad económica, inseguridad para el futuro que no espera, etc. En definitiva un año dónde todos nos hemos planteado que cosas son realmente importantes para nuestro bienestar y hemos aprendido a valorar aquello que nos hace felices.

Y ahora llegamos al final de este año y llega la navidad, época donde nos reunimos con las personas que queremos, fechas donde nos encontramos y celebramos la navidad y el año nuevo. En esta época del año las personas mayores tienen la oportunidad de reunirse con toda la familia i disfrutar de la compañía de hijos/as, nietos/as, sobrinos/as, etc. ¿Y este año qué? Se recomienda distancia social y no juntarnos con muchas personas, esto va a condicionar la navidad de muchas familias. Tenemos que aceptar que este año será diferente, como ya lo viene siendo, pero es importante no olvidarnos de las personas mayores que nos rodean y procurar que no se sientan solas.

Procuremos estar cerca de las personas mayores, podemos ir a pasear con ellas, hacer pequeñas visitas siguiendo los protocolos de seguridad, podemos continuar haciendo videollamadas aunque se haya terminado el confinamiento domiciliario, ya que son una herramienta que nos permite sentirnos cerca a pesar dela distancia. Estemos presentes en el día a día de las personas mayores así en navidad como durante el resto del año, donde sentirse acompañado/a es igual de importante.

Si esta navidad tiene que ser diferente aprovechemos para aprender a valorar la compañía de las personas que queremos y nos quieren, esa que ahora no podemos disfrutar y seamos conscientes de la importancia de acompañarnos y ser partícipes de las vidas de esas personas. Cuando la situación sanitaria mejore aprovechemos para reunirnos y estar con esas personas significativas sea la época del año que sea y que nadie tenga que vivir una soledad no deseada.

Maria Garreta, Psicóloga colegiada nº 21887

QUERER Y VALORAR

Si aprendemos avalorar que las personas mayores nos pueden aportar mucho y aprendemos a quererlas por quién son, aprenderemos también a cuidarlas.

Es importante dedicar tiempo y espacio de calidad donde la persona mayor pueda expresarse y también pueda disfrutar de la compañía de las personas que quiere.

La vida que llevamos nos hace ir a una velocidad que no nos permite parar y valorar que realmente nos importa y al final nos damos cuenta que son esas personas que queremos y nos rodean.

Cuidémonos.